Copyright © 2016. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org.

Por Emma Iriarte.

Morir dando a luz o durante el parto. Esa es la condena silenciosa a la que están sentenciadas anualmente miles de mujeres que viven en situación de pobreza en América Central. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado año fallecieron 977 mujeres durante el parto en Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y la región mexicana de Chiapas. Al menos la mitad de estas madres, deberían de estar hoy vivas, junto a sus hijos y su familia.

La mayoría de esas muertes eran evitables. Sin embargo, la falta de acceso a servicios sanitarios que sufre el 20% de las mujeres más pobres de Mesoamérica las condena a tener el doble de posibilidades de morir durante el parto que el resto de mujeres de sus mismos países. El reto es mayúsculo, pero también lo es el espacio que hay para el optimismo y la acción. Desde el año 2011, la muerte materna se ha reducido un 10% en la región.

Hace ahora cinco años, los siete países de la región de América Central, junto con el estado de Chiapas en México, acordaron unirse para disminuir la muerte materna y neonatal y mejorar el acceso a la atención de salud con calidad del 20% más pobre de sus países. Así nació la Iniciativa Salud Mesoamérica, que cuenta con el apoyo de la Fundación Bill & Melinda Gates, el Instituto Carlos Slim de la Salud y la Agencia Española de Cooperación; y con el manejo y el apoyo técnico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El primer paso en la lucha contra la “epidemia” de mortalidad materna y neonatal entre las mujeres más pobres de América Central fue documentar la magnitud y causas del problema. Los datos no engañaban y revelaban las grandes brechas de equidad en el acceso a la salud, especialmente de mujeres y recién nacidos.

En el año 2010, tan solo 48 de cada 100 mujeres pobres recibían atención médica durante el embarazo, comparado con 99 de cada 100 en el 20% más rico de la población y 77 de cada 100 mujeres en la población promedio. Apenas 50 de cada 100 mujeres pobres eran atendidas por personal calificado durante el parto, comparado con 92 de cada 100 en el 20% más rico y 67 de cada 100 en la población promedio.

La solución no pasaba por realizar grandes inversiones, ni construir costosas infraestructuras. Los gobiernos de la región se comprometieron a cumplir una serie de indicadores de estado de salud que les obligaban a mejorar sus procesos y la eficiencia y calidad de sus sistemas sanitarios. Era el comienzo de una revolución silenciosa, con tintes de movimiento social, que involucraba a ministerios de salud, médicos, enfermeras, parteras, voluntarios y líderes comunitarios.

Cinco años después, las historias de éxito se multiplican a lo largo de toda la región. En enero de 2015, Ana Gómez sufrió una complicación durante su parto; vivía en una aldea de Chiapas, a tres horas en coche del centro hospitalario más cercano. Estaba condenada a morir, tanto ella como su bebé. Sin embargo, una radio instalada en el dispensario médico de su aldea permitió avisar de urgencia al centro hospitalario. Cuando Ana llegó al Hospital, todo estaba ya listo para atender la urgencia. Una pequeña radio y un protocolo de emergencia bien coordinado y ejecutado permitieron salvar la vida de Ana y de su bebé.

Elizabeth Peralta vive en la montañosa región central de Nicaragua, a varias horas de camino en coche de la principal ciudad. En el año 2014, Elizabeth inició su trabajo de parto de manera inesperada en su hogar. Apenas hubo tiempo para trasladarla al hospital. Dos años más tarde, Elizabeth está a punto de dar a luz a su tercer hijo. Dos semanas antes del término de su embarazo ha decidido trasladarse a la Casa Materna que el Gobierno de Nicaragua ha construido junto al Hospital de Pantasma donde será atendida y monitorizada mientras llega su momento de dar a luz. Un sistema de vales le cubre de manera gratuita el transporte, la estancia y la comida.

Ingrid Violeta Flamenco es la directora del Centro Médico de Tacuba, una montañosa y pobre región al oeste de El Salvador. Atiende a una población de 31.000 ciudadanos, que hasta el año 2011 se habían acostumbrado a convivir con la tragedia de la muerte materna. “Hasta el año 2010 fallecían en nuestra comunidad entre 15 y 20 mujeres al año dando a luz. Desde el año 2011 solo hemos tenido una muerte materna”, reconoce la médica de Tacuba, que señala que la principal causa de este descenso se ha logrado especialmente porque más mujeres acuden a un hospital para la atención calificada del parto, en lugar de tener a sus bebés en casa. “Hemos pasado en cinco años de un parto institucional de un 40% a una tasa superior al 90%”, explica la doctora Flamenco, quien asegura que este cambio de comportamiento ha salvado decenas de vidas en su comunidad.

Un pequeño equipo de radio en un dispensario médico, la construcción de una modesta casa materna, unos vales de ayuda para el transporte y el alojamiento, unos nuevos protocolos de atención de urgencias obstétricas, una red local de voluntarios que asesoran a las mujeres en asuntos de parto y de planificación familiar; estos aparentemente pequeños cambios en los sistemas de salud son los que salvan la vida de cientos de madres y bebés al año. Los países de América Central han encontrado la fórmula para hacer frente al peor, más desconocido y más injusto de sus retos sanitarios.

Emma Iriarte es especialista líder en salud del BID y Secretaria Ejecutiva de la Iniciativa Salud Mesoamérica.

Articulos Recomendados
Showing 8 comments
  • Juan Santos García
    Responder

    Me parece que los datos que mencionan de Tacuba no son ciertos. No es cierto que morían de 10 a 15 mujeres al año en Tacuba. A nivel nacional de El Salvador en un estudio realizado de línea basal de mortalidad materna en 2007, murieron 100 en todo el país en un año. Un país de casi 7 millones de habitantes y con unos 120 mil nacimientos al año. La Razón de mortalidad materna fue de 72 por 100 mil nacidos vivos. Si fuera cierto lo de Tacuba, estaríamos hablando de una RMM de 1600 por 100 mil nacidos vivos, considerando que con esa población en Tacuba nacerían entre 900 y mil niños al año. Por favor revisen lo que publican. Ahora bien; si es cierto que la mortalidad materna ha disminuido, y esto es sostenido desde los años 90, cuando se llegó a estimar una RMM de 172 por 100 mil NV; lo cual es lo esperado, los sistemas de salud han mejorado en los últimos 25 años, la población tiene un mejor nivel educativo, esto es lo natural que debería pasar.

    • Equipo Salud Mesoamérica
      Responder

      Estimado Juan,
      Le confirmo que las cifras han sido provistas por personal Del Ministerio de Salud. No presentamos la razón de mortalidad porque precisamente técnicamente no es posible hacer inferencias o extrapolaciones sin toda la información que se requiere para este tipo de estimación. El gobierno de El Salvador ha sido pionero en la región por su decisión de incorporar innovaciones basadas en evidencia que facilitan la aceleración del ritmo actual de descenso de la mortalidad materna. La Iniciativa Salud Mesoamérica se siente honrada en apoyar los esfuerzos que su gobierno hace en este sentido.
      Gracias por leer nuestro artículo y por su comentario.
      Le invitamos a visitar nuestra página web donde hay otros ejemplos de lo que los países de Mesoamérica están haciendo para acelerar la reducción de la muerte materna y neonatal: http://www.saludmesoamerica.org/

  • Edgar Arias Padilla
    Responder

    Excelente articulo, gracias por contribuir a controlar los indices de natalidad en America Latina, caso especial en estratos bajos (pobreza extrema)

  • Alvaro Alfonso Garcia
    Responder

    En Guatemala la mortalidad materna es todavia una materia pendiente de resolución o minimización definitiva en un plazo de una década. Es porque el sistema de salud es solo un sistema de choque, para atender los efectos y/o los resultados. Se han dado casos tal como es del conocimiento público de un parto atendido en las afueras de un hospital departamental. Parte de la salida de estas crisis repetitiva es potencializar el inexistente Nivel de Atención Primaria y fortalecimiento del Nivel II. Pero esto no es prioridad en la actual administración que se ha concretado solo a que la prensa no escandalice a la opinión de la actual crisis de falta de insumos/medicamentos básicos del nivel III y IV.

  • Esteban Aristides Ketthel Smith
    Responder

    La verdad son lindos estos impulsos que promueve el BID ya que en los países en su gran mayoría las adolescentes son violadas, persuadidas y engañadas bilmente y el resultado es un embarazo no deseado poniendo en riesgo la vida o si no vivir en asinamiento, la dificultad de empleo, los salarios que a duras pena alcanzan para la libra de sal pero nunca el valor de la canasta basica, dicho sea de paso, la muerte de algunas mujeres a la hora del parto.

  • Carlos Alberto Melendez Osorio
    Responder

    Tengo la suerte de conocer Tacuba, y la informacion de mortalidad materna no me parece cierta, en los últimos años hemos visto los esfuerzos nacionales por disminuir la mortalidad materna en el país, y si utilizamos la metodologia de la demoras es la demora 3 la que mas esta involucrada.

  • Josefina Bonilla de Bendaña
    Responder

    Las inversiones que se están haciendo para la reducción de mortalidad materna son respetables y tratan de incidir realmente en la problemática. No me refiero solo a la inversión en salud directamente. El BID financia carreteras y ojalá “caminos de penetracion” en Nicaragua. Los caminos son salvadores de vida. Felicidades por esa complementariedad de intervenciones.

    Que se hace para buscar que sean sostenibles esas inversiones, específicamente con “vouchers”? El nuevo hábito creado cuál es? Que motiva a las madres y sus familias? No vouchers, no asistencia a servicios? Como se mide? Como se visualiza el comportamiento una vez finalice la intervención con dinero donado?

DÉJANOS TU COMENTARIO

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

ESCRIBE Y PRESIONA ENTER PARA BUSCAR