© Blog Gente Saludable de la División de Protección Social y Salud del BID

por Carlos Mojica

dia mundial del medio ambiente 3

Foto de Kyle Gradinger/BCGP.

Aunque expertos y autoridades promuevan alternativas de transporte diferentes al auto, los resultados no son fáciles de obtener. Es claro que comprando más y más autos no vamos a llegar a ninguna parte. Sin embargo, en comunidades donde el auto es un sinónimo de status, es muy difícil preguntarnos sobre las consecuencias de la congestión vial sin perder la atención de nuestras audiencias con el último modelo de Mercedes Benz.

En el día mundial del medio ambiente, incluyamos a la salud y la obesidad en nuestra decisión a la hora de manejar. ¿Será que podemos disminuir el uso del auto y recurrir a modos de transporte más limpios como las bicicletas y el transporte público? 

Hay una cantidad de estudios que nos muestran los beneficios para la salud de la movilidad limpia. El uso de transporte público está relacionado con mayores niveles de actividad física y menores tasas de obesidad. Aunque es recomendado que el adulto promedio haga al menos 30 minutos diarios de actividad física moderada, en Estados Unidos menos del 10% de los adultos lo cumplen. Estudios muestran que los usuarios de transporte público dan en promedio 30% más pasos y pueden llegar a ahorrar hasta US$5.500 en gastos médicos a lo largo de su vida.

¿Qué rol cumple la infraestructura en hacernos más o menos activos físicamente? La presencia de andenes y ciclo-rutas están asociados con mayores tasas de ejercicio y menor ocurrencia de obesidad. Una encuesta de más de 11.500 participantes en 11 países encontró que residentes de urbanizaciones con andenes tenían una mayor probabilidad de ser físicamente activos. Las bici-rutas también son efectivas para inducir el ejercicio. Un estudio en varias ciudades de Estados Unidos mostró que por cada 1% en el incremento en la longitud de bici-rutas hay un aumento del 0.31% en el número de usuarios de bicicletas.

¿Podríamos entonces pensar en el diseño urbano como una herramienta para estimular la actividad física? Eso sugieren los datos. Los diseños urbanos amables con presencia de andenes, bici-rutas, usos mixtos y acceso al transporte público pueden tener un impacto en disminuir los efectos negativos del sedentarismo y la falta de actividad. En el BID promovemos el transporte activo dentro de las iniciativas de transporte sostenible las cuales buscan, entre otros objetivos, minimizar el número de viajes motorizados en las ciudades de la región.

Para acceder a mayor información, recomiendo la lectura de Active Transportation: Making the Link from Transportation to Physical Activity and Obesiy de Daniel A. Rodriguez.

Carlos Mojica es Especialista de Transporte en el Banco Interamericano de Desarrollo donde trabaja en la preparación, supervisión y evaluación de proyectos de transporte urbano.

Articulos Recomendados

DÉJANOS TU COMENTARIO

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

ESCRIBE Y PRESIONA ENTER PARA BUSCAR