En transporte trabajamos en la plena incorporación laboral de la mujer

La relación entre transporte e igualdad de género debe formar parte de todas nuestras agendas. Debe ser uno de los temas más importantes en todos los niveles, en los ámbitos público y privado del sector transporte y también en el resto de sectores. Así lo venimos subrayando en Moviliblog y lo recalcamos cuando este espacio acaba de cumplir dos años desde su lanzamiento y en la semana en la que se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. En este contexto, tal como señala la Estrategia Institucional del BID, uno de nuestros principales objetivos es promover la inserción laboral de la mujer en el transporte de forma que tal vinculación sea sostenible en el tiempo, promoviendo una real inclusión en términos de remuneración e igualdad de oportunidades. En palabras de Julie Katzman, Vicepresidenta Ejecutiva del BID, queremos “activar el pensamiento creativo” para llevar a cabo un cambio real en toda la cadena de valor del transporte con métodos innovadores, con fórmulas que cambien la vida.

En este marco hemos recabado ejemplos de personas y entidades que vienen trabajando asiduamente en la equidad de género en el transporte. Entre ellas tenemos el revelador testimonio de Yassmin Abdel-Magied quien, a partir de su experiencia como ingeniera nacida en Sudán y residente en Australia, subraya la necesidad de erradicar estereotipos y prejuicios, esas actitudes inconscientes que siguen induciendo a algunos a pensar, por ejemplo, que si una mujer trabaja en el sector transporte lo hace en la cocina, más allá de la buena fe del que padece el prejuicio.

Ejemplos para tomar en cuenta

Es remarcable también el caso de Transport For London (TFL) que, a través de su programa Cien Años de Mujeres en el Transporte ha diseñado estrategias para reincorporar en la empresa a mujeres con formación técnica que, por motivos como la maternidad, han tenido que abandonar la industria.

Destacable es igualmente el caso de Bechtel. Laura Mason, su Directora de Desarrollo de Negocio, cuenta cómo en esta representativa compañía del sector transporte a nivel mundial el 25% de sus 58.000 trabajadores son mujeres. Ello gracias a su activa política de diversidad e inclusión con talleres para reconocer y, por ende, reducir los sesgos inconscientes.

Women in Trucking, entidad que posiciona a la mujer en todos los rubros de la industria del camión, cuenta con iniciativas que incluyen la formación de las mujeres en el sector desde la adolescencia como su programa Transportation Path.

Y es que, en efecto, si queremos ser una industria de talentos tenemos que ser capaces de captar a personas excelentes desde sus años de formación, hombres y mujeres, hacerlas aún mejores profesionales y saber mantenerlas con nosotros tal y como decía en el año 2000 Jeffrey Immelt, CEO de General Electric en la mejor época de la compañía.

Infográfico Género

Infográfico de la División de Transporte del BID

Por una auténtica igualdad de oportunidades

Otorgando adecuada capacitación y, sobre todo, brindando una auténtica igualdad de oportunidades en el acceso al empleo la meta es que las entidades del sector opten por voluntad propia por las mujeres como trabajadoras calificadas en terrenos en los que tradicionalmente han estado escasamente representadas. Hablamos de áreas como las de control de grandes obras, topografía o manejo de maquinaria pesada. Con esta premisa, en coordinación con la Administradora Boliviana de Carreteras y el Ministerio de Trabajo, en Bolivia se ha puesto en marcha el programa de infraestructura de desarrollo de la Red Vial Fundamental del país contemplando la participación de mujeres en toda la cadena de valor del proyecto.

Porque mucho más que animar a las entidades públicas y privadas a contratar mujeres el objetivo es que los empleos resultantes sean sostenibles en el tiempo, algo que solo es posible cuando el convencimiento nace de los contratantes. En esta línea también se abre una ventana de oportunidad para que las mujeres desarrollen habilidades en el sector transporte en Jinotega, en la región noroeste de Nicaragua, en coordinación con el Ministerio de Transporte e Infraestructura en el marco del Programa de Integración Vial. En este caso hablamos de un programa piloto de incorporación laboral femenina que incluye la capacitación de 24 mujeres y la contratación de, al menos, seis de ellas. En línea similar el Programa de Mejoramiento de Caminos Vecinales II de Paraguay permitirá que decenas de mujeres se incorporen en diversos niveles de la cadena de valor productiva en la región oriental del país.

Así, pues, en Transporte del BID y en coordinación con el resto de áreas del Banco trabajamos con la determinación de que nuestros proyectos contemplen la seguridad de la mujer como usuaria del transporte así como su inclusión laboral en todos los niveles y apuntando hacia las escalas directivas conscientes de que este es un tema tan o más vital que cualquier otra de las dimensiones de valor agregado que damos a nuestro trabajo.

El sector transporte tiene a honra ser uno de los más antiguos y solo puede seguir siendo también uno de los más modernos con la presencia integral de la mujer en todos sus niveles, más allá de modas pasajeras y frases políticamente correctas. Es decir, con una auténtica y contrastable estrategia de inclusión sostenible de la mujer como la que estamos desarrollando y aplicando de la mano de nuestros socios internos y externos.

Responder