Durante los últimos años nuestros gobiernos gastaron más. Pero, ¿lo hicieron bien?

Desgraciadamente no tenemos los suficientes datos para contestar esta pregunta. Aunque sí sabemos que en promedio ingresaron más recursos a las arcas fiscales y que los gobiernos gastaron más que décadas pasadas, no tenemos información suficiente para saber si ese dinero se gastó de manera eficaz y eficiente.  Veamos uno a uno estos hechos.

Infografia_PBIEl gasto de los gobiernos como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) es un buen indicador de la cantidad de los recursos públicos que se han dispuesto en un período determinado.  Este porcentaje se incrementó de 23,3 a 26,7 por ciento en promedio en los 24 países de América Latina y el Caribe que se analizan en la siguiente infografía construida con cifras extraídas de Números para el desarrollo,  el portal de datos abiertos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Como se puede observar, el incremento de este indicador no fue homogéneo, pues países como Argentina y Ecuador experimentaron mayor crecimiento mientras otros, como  Colombia y Guatemala decrecieron.

No obstante, 14 de los 24 países incrementaron este indicador en más de 3%, lo cual nos indica una tendencia general de la región al incremento del gasto público durante aquellos años y confirma nuestra primera aseveración: durante los últimos años nuestros gobiernos gastaron más.

Fuente: Números para el Desarrollo: portal de datos abiertos del BID. Banco Interamericano de Desarrollo (2015). Accedido en Oct. 2015. http://data.iadb.org/

Pero ¿lo hicieron bien? 

Para analizar y valorar objetivamente la contribución que los gobiernos hacen a la sociedad mediante la ejecución de políticas, programas y proyectos que se ejecutan con los fondos públicos, es necesario contar con sistemas de seguimiento y de evaluación que verifiquen y midan el logro de los objetivos y metas que los  gobiernos se han propuesto y analicen los efectos que  la acción gubernamental  ha tenido en la sociedad y en la economía.

 El portal de datos abiertos del BID, Números para el desarrollo, recientemente  publicó  varios indicadores sobre la gestión pública. Entre ellos consta uno que analiza  la capacidad institucional que los países de ALC tienen en materia de seguimiento y evaluación (SyE) y que es parte del Sistema de Evaluación de la Gestión Pública (SEP) (puedes encontrarlos bajo el sub-tema gestión para resultados). Según este indicador, que tiene una  escala de 0 a 5, la capacidad de la mayoría de los gobiernos en seguimiento y evaluación era baja en 2007 (promedio menor a 2 sobre 5) y  continuó así en 2013. Además, solamente pocos países mostraron un avance significativo durante esos años.

Dada la falta de sistemas adecuados de seguimiento y evaluación es difícil establecer con certeza la contribución de los recursos públicos extraordinarios que varios países de la región disfrutaron durante los años anteriores.   Los ciudadanos, los medios de comunicación y los estudiosos pueden constatar que un mayor número de personas recibieron subsidios gubernamentales, que se construyeron puentes y carreteras, que existen más escuelas y profesores,  más hospitales y médicos que antes.

No obstante, solamente en pocos países se puede analizar si esas escuelas y profesores están brindando educación de calidad a los niños, si esos hospitales y médicos tienen estándares adecuados de atención a los que acuden a ellos, si los puentes y carreteras que se construyeron efectivamente contribuyeron a activar la economía local y a ahorrar tiempo de transporte a  los  ciudadanos.

En suma, si las obras que se construyeron y las innumerables actividades que realizaron  los gobiernos durante ese período, contribuyeron efectivamente a lograr el propósito  con el que fueron diseñadas y si los recursos se invirtieron de la mejor manera posible.

El manejo de los ciclos económicos es uno de los objetivos más importantes de las políticas públicas de un país: aprovechar las épocas de bonanza y devolver el vigor a la economía al menor costo social en épocas adversas.  En ambas etapas del ciclo económico, disponer de sistemas de seguimiento y evaluación sólidos permite a los mandatarios mejorar su gestión y a los ciudadanos enterarse cómo se usan  los recursos públicos.

Para más información sobre el SEP, consulta la publicación del BID: “Construyendo gobiernos efectivos: Logros y retos de la gestión pública para resultados en América Latina y el Caribe”.

PrintFriendly and PDF
Jorge Kaufmann
Sobre el autor
Jorge Kaufmann es Especialista Sénior en Modernización del Estado de la División de Capacidad Institucional del Estado. Economista chileno cuyas principales áreas de trabajo son: Gestión para Resultados, Planificación Estratégica, y Monitoreo y Evaluación. Con más de 20 años de experiencia en variadas áreas, principalmente en organizaciones internacionales y sector público. Se ha desempeñado en la Comisión de la Unión Europea, el Ministerio de Hacienda de Chile y el Banco Mundial, entre otras instituciones. Jorge tiene un Magíster en Economía de la Universidad Católica de Chile, y realizó estudios de posgrado en la Universidad de Boston, donde también fue becario visitante. Se ha especializado en macroeconomía y comercio internacional, políticas públicas y eficacia para el desarrollo.
  1. Pingback: CÓMO CREAR TU HISTORIA DE DATOS CON LOS NUEVOS INDICADORES SOBRE GESTIÓN PARA RESULTADOS EN NÚMEROS PARA EL DESARROLLO | Xavier Marmol Blum, Mba.©

Comenta

*