¿4 años no es nada? Perú avanza en el desarrollo de su servicio civil

LOGO_SERVIR-01Entre 2011 y 2015 el Perú avanzó más que el promedio de países de América Latina en la gestión de RRHH. Este resultado contrasta con los moderados avances que la región ha tenido en la última década y que documentábamos en nuestro libro  “Al Servicio del Ciudadano: Una década de reformas del servicio civil en América Latina (2004-2013)”

En un nuevo diagnóstico del BID utilizando la metodología basada en la Carta Iberoamericana de la Función Pública,  el Perú  avanzó de 29 a 41 puntos sobre una escala de 100, o 12 puntos en 4 años (a modo de referencia, América Latina avanzó 8 puntos en 10 años).

Sin duda, una parte importante de este avance se debe a la nueva ley de servicio civil, aprobada en 2013, que ha sido un paso en la dirección correcta.  Pero más difícil que aprobar una ley técnicamente sólida suele ser implementarla, y ese es el enfoque de la metodología empleada en esta evaluación, que capta no sólo las reglas de juego sino también cómo son aplicadas en la práctica.

¿En qué mejoró concretamente Perú? Además de la nueva ley,  su reglamento y directrices que reflejan una visión integrada de la gestión de los RRHH y establecen medidas técnicamente consistentes, hubo avances en casi todos los subsistemas de gestión de RRHH analizados por la metodología:

  • El ente rector, SERVIR, se consolidó como una instancia que aporta valor al resto de la administración, y la maduración de su modelo de gobernanza que incluye en su Consejo Directivo al Ministerio de Economía y Finanzas y a la Presidencia de Consejo de Ministros, además de directores independientes, ha ayudado a limar asperezas institucionales muy comunes en otros países de América Latina.
  • El cuerpo de gerentes públicos, como cuadro de directivos profesionalizado, se expandió a más instituciones y ha tenido un impacto positivo en mejorar la ejecución presupuestaria (uno de sus principales objetivos), especialmente en los gobiernos subnacionales.
  • El personal del sector público mejoró su nivel de tecnificación, incrementándose 16% la cantidad de servidores con grado universitario.
  • El gasto en personal sigue manteniéndose en niveles muy razonables considerando la capacidad fiscal del estado, y en comparación con los niveles de empleo y masa salarial de otros países de la región.
  • En cuanto a la organización del trabajo, se aprobó y puso en marcha una guía para el mapeo de puestos a fin de identificar la estructura más adecuada para cada institución y gobierno subnacional que pueda responder mejor a los desafíos actuales.
  • Finalmente, en cuanto al desarrollo de los servidores públicos, la creación de la Escuela Nacional de Administración Pública y su puesta en marcha siguiendo un modelo moderno y eficiente, así como la institucionalización de los planes de desarrollo de personal, son dos hitos de mejora importantes.

 

Subsisten, por supuesto, varios desafíos: el desarrollo y puesta en funcionamiento del sistema integrado de gestión de personas (SIGEP), las implementación de las mejoras en la gestión del rendimiento planteadas en la ley (como, por ejemplo, el límite de poder calificar con excelente a no más del 10% del personal), y la mejora de las estructuras organizacionales de las instituciones para incrementar su eficiencia, por mencionar algunos.

Pese a esto, es innegable que Perú ha sido uno de los países de la región con mayores avances en el desarrollo de su servicio civil de los últimos años.  Esto no es menor, pensando no sólo  en el programa de país con la OCDE, donde la gestión de los recursos humanos en el estado es uno de los componentes clave en los aspectos de gobernanza pública, sino también en los beneficios para los ciudadanos peruanos de poder contar con un servicio público de mucho mejor calidad.

PrintFriendly and PDF
Mariano Lafuente
Sobre el autor
Mariano Lafuente es Especialista Senior en Gestión Pública del BID. Lideró y participó en proyectos y estudios en la gran mayoría de los países de América Latina y el Caribe, tanto a nivel nacional como subnacional. Se especializa en temas de gestión de recursos humanos en el estado, reformas de centro de gobierno y gestión por resultados. Anteriormente se desempeñó como Especialista en Gestión Pública para América Latina y el Caribe en el Banco Mundial. Tiene una maestría en Políticas Públicas de la Universidad de Maryland y es Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Católica Argentina. Sigue a Mariano en Twitter @LafuenteMariano
  1. René Rivera Reply

    Muy buen artículo sobre el avance del servicio civil. Es importanmte, sin embargo, anotar que las reformas profundas del servicio civil se dan a nivel político antes que técnico y aunque la ley está y los avances se han dado y seguro se profundizarán, es importante tejer las relaciones que permitan que esta reforma clave (en Perú como en otros países) no sea revertida cuando Humala deje de ser gobierno, cuando la oposición esté en esas funciones y no tipifiquen a las y los servidores públicos como leales a unm gobierno, sino una burocracia profesional del Estado para gerentar resultados.
    Lastimósamente, en la región, los esfuerzos de reforma del servicio civil son vistos con frecuencia así y no se dimensiona lo vital que es para un Estado contar con una masa crítica de profesionales capaces de enfrentar las complejidades del ejercicio gubernamental.

    • Mariano Lafuente Reply

      Rene, gracias por tu comentario y muy en linea con el objetivo del diagnostico y lo que trabajamos en el BID en temas de modernizacion del servicio civil.
      Saludos

  2. Jorge vh Reply

    Excelente articulo. Impresiona el gran avance logrado por Peru en tan poco tiempo en un area dificil. No existe forma de tener gobiernos efectivos y eficientes sin un servicio civil profesional.

    • Mariano Lafuente Reply

      Gracias Jorge. Muy de acuerdo con tu punto. Saludos

  3. Luz Natividad Vilca Mamani Reply

    El artículo es importante, refleja la norma pero no refleja la realidad. Si bien es cierto la parte de administración de SERVIR se ha ido perfeccionado aún no es realidad en los organismos públicos. A la fecha son 160 gerentes públicos en reserva, y definitivamente, no son 160 puestos de gerencias que ocupan. La complejidad del sistema laboral y la falta de organización económica, es el gran problema. La diversidad y la geografía del Perú, es un punto álgido que requiere promocionar más a las zonas más alejadas y en nuestro país, son más del 70% que presenta una desigualdad realmente notoria

    • Mariano Lafuente Reply

      Gracias Luz. Te recomiendo leer el informe que publicamos donde se detalla la comparacion norma versus implementacion https://publications.iadb.org/handle/11319/7152. Sobre los gerentes publicos de acuerdo con que ademas de los +300 asignados hay varios en reserva (y se estan concursando nuevos cargos ahora si no me equivoco). De acuerdo con tu punto sobre la importancia de este tema en la descentralizacion. Si no me equivoco, la gran mayoria de los gerentes publicos estan asignados fuera de Lima, lo que me parece algo bueno. Saludos

Comenta

*