Cinco principios para alcanzar las máximas prioridades del gobierno

The-A-Team-original-cast-001

El Coronel John Anibal Smith, el líder de los magníficos en la serie de los 80’s “Brigada A”,  tenía una frase de cabecera con la que remataba cada episodio en el que ayudaban a la gente buena y honesta del mundo a solucionar sus problemas: “Me encanta cuando un plan se concreta”.

Seguramente esta misma frase es la que todos los Presidentes de América Latina les gustaría pronunciar al final de su mandato, que los principales objetivos que prometieron durante la campaña y en su gobierno fueron cumplidos según lo planeado. En los sistemas presidencialistas ellos son, a fin de cuentas, los únicos responsables ante la ciudadanía que los eligió.

Con una ciudadanía activa y demandante, y un flujo de información enorme en las redes sociales, cada vez hay menos espacio para excusas que justifiquen promesas incumplidas.

Para esto, como decía en mi anterior post sobre la luna de miel de los presidentes, hay que comenzar por tener un plan donde se marquen las prioridades de forma selectiva y se identifique exactamente lo que se quiere lograr, lo que se suele hacer al comienzo del mandato.

Luego se debe trabajar en fortalecer las capacidades de monitoreo de estas prioridades desde el Centro de Gobierno con cada sector, y en la coordinación intersectorial para llevarlas a cabo, ya que cada vez más los objetivos de gobierno se logran con contribuciones de más de un ministerio o sector. El ejercicio de estas y otras funciones clave son analizadas en el nuevo libro del BID: “Gobernar para cumplir con los ciudadanos: El rol del Centro de Gobierno en América Latina y el Caribe”.

Los sistemas de monitoreo de prioridades presidenciales desde el Centro de Gobierno (las instituciones que reportan directamente al Presidente) son una tendencia consolidada en los países de la OCDE y están en auge en América Latina. Cada vez más países están haciendo un seguimiento sistemático y selectivo del avance en las prioridades gubernamentales desde la Presidencia, e interviniendo para desbloquear obstáculos cuando las cosas no funcionan. Si bien cada ministerio debe monitorear el conjunto de sus actividades, las máximas prioridades del gobierno requieren un seguimiento específico desde la Presidencia.

Existen cinco lecciones clave de la experiencia internacional sobre la función de monitoreo de las prioridades presidenciales desde el Centro de Gobierno:

 

  • Debe ocuparse únicamente de las máximas prioridades del presidente;

 

  • La unidad puede ser pequeña pero debe estar empoderada políticamente y tener fuertes capacidades técnicas;

 

  • Debe tener un rol subsidiario y bajo perfil, los protagonistas son los sectores;

 

  • Se debe coordinar para evitar la duplicación de funciones con otras entidades centrales, por ejemplo Hacienda; y

 

  • Se debe desarrollar mecanismos para recolectar, discutir y utilizar la información de desempeño con un enfoque de solucionar problemas y alcanzar los objetivos, no para culpar a nadie.

 

¿Dónde vemos experiencias exitosas que implementaron estos principios? Quizás las más reconocidas se hayan dado en el segundo mandato de Tony Blair en el Reino Unido con su Delivery Unit (o Unidad de Cumplimiento de Prioridades del Primer Ministro), y a nivel subnacional en Estados Unidos (CitiStat en Baltimore y StateStat en Maryland), luego replicadas en varios países del mundo.

En América Latina, ejemplos muy claros de cómo se están intentando implementar estos principios en la práctica pueden verse en Chile, Ecuador, Colombia, Honduras, Paraguay y la República Dominicana, entre otros.

Esta misma necesidad de fortalecer el centro de gobierno para resultados y concretar su plan de gobierno también se aplica a los gobernadores y alcaldes a nivel subnacional. Los Estados de Jalisco (México) y Pernambuco y Minas Gerais (Brasil) son claros ejemplos de muy buenos sistemas de monitoreo de las prioridades de gobierno con fuerte participación del gobernador.

Los ciudadanos de América Latina y el Caribe, en su rol de votantes, también van a estar satisfechos cuando el plan se concrete. Y probablemente así lo manifiesten en las siguientes elecciones.

 

 

PrintFriendly and PDF
Mariano Lafuente
Sobre el autor
Mariano Lafuente es Especialista Senior en Gestión Pública del BID. Lideró y participó en proyectos y estudios en la gran mayoría de los países de América Latina y el Caribe, tanto a nivel nacional como subnacional. Se especializa en temas de gestión de recursos humanos en el estado, reformas de centro de gobierno y gestión por resultados. Anteriormente se desempeñó como Especialista en Gestión Pública para América Latina y el Caribe en el Banco Mundial. Tiene una maestría en Políticas Públicas de la Universidad de Maryland y es Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Católica Argentina. Sigue a Mariano en Twitter @LafuenteMariano
  1. Mike Alejandro Gemio Perez Reply

    Para que tener ministerio de planificación y centro de gobierno también, no se duplican esfuerzos en los países de alc?

    • Mariano Lafuente Reply

      Hola Mike, muy buen punto. Cuando hablamos de Centro de Gobierno hablamos de FUNCIONES de centro de gobierno, y no necesariamente de una nueva estructura. Es decir, si un pais tiene un Ministerio de Planificacion que ya ejerce ese rol, la idea no es duplicar.

      Por otra parte, el Centro de Gobierno se debe ocupar solamente de las maximas prioridades del poder ejecutivo. Los ministerios de planificacion suelen tener un enfoque mas sistemico, es decir, abarcan toda la administracion. Saludos

  2. Richard A. Hidalgo V. Reply

    Un Centro de Gobierno cubre solo las áreas de planificación y seguimiento de ejecución?

    • Mariano Lafuente Reply

      Gracias Richard. Las funciones de Centro de Gobierno que proponemos en nuestro marco conceptual incluyen la planificación y seguimiento de la ejecucion de LAS PRIORIDADES DE GOBIERNO únicamente. Pero también las funciones de coordinación intersectorial para lograr estas prioridades, la gestion politica de estas politicas publicas prioritarias (con los partidos politicos, los grupos de interes, el poder legislativo, los gobiernos subnacionales, etc) y la comunicacion y rendicion de cuentas a los ciudadanos de esas prioridades. Este blogpost se enfocaba, tal como sugiere tu pregunta, en planificacion y seguimiento. Pero hay otras funciones igualmente importantes que estaremos destacando en futuros blogs. Saludos

Comenta

*