Ciudadan@s activ@s + gobiernos abiertos = democracias más robustas

Ciudadan@s activ@s

En Citizenville, de Gavin Newsom, hay una cita de Tim O´Reilly en la que compara al Gobierno con una máquina expendedora. Ponemos dentro nuestros impuestos y sacamos servicios, como rutas, hospitales y escuelas. Y cuando la máquina no nos da lo que queremos (o simplemente se traga el dinero, diría yo… que provengo del área de anticorrupción…), protestamos.

Los gobiernos quieren y necesitan que los ayuden, y los ciudadanos tenemos que involucrarnos cada vez más, aprovechando las posibilidades que nos dan las tecnologías. De receptor pasivo de servicios, los ciudadanos pasamos a colaborar con los gobiernos a partir de una relación de doble vía, co-creando valor público para la mejora de la gestión.

Este enfoque innovador, centrado en las personas, ha llevado a mejoras no sólo en la transparencia y la rendición de cuentas, sino también en la eficiencia de la prestación de servicios.

Para ello, el gobierno debe crear instancias de participación ciudadana que permitan dar voz a los ciudadanos, usuarios y consumidores para opinar, controlar, o desarrollar ideas que mejoren la entrega de servicios públicos. En otros casos, tiene que crear plataformas de datos abiertos que permitan el desarrollo del sector privado, así como en su momento, el gobierno creó los sistemas de autopistas que permitieron la instalación de hoteles, restoranes y fomentaron el intercambio comercial entre ciudades.

Recientemente, 15 países de América Latina y el Caribe se han adherido a la Alianza para el Gobierno Abierto, presentando planes de acción con 328 compromisos concretos para promover principalmente la mejora de servicios públicos, la integridad y la eficiencia en el manejo de recursos públicos. Es destacable que más del 60 por ciento de esos compromisos requieren el aprovechamiento de las nuevas tecnologías para fortalecer la gobernabilidad.

En la publicación reciente Vientos de Cambio, junto con Álvaro Ramírez Alujas, hicimos un análisis detallado de los compromisos, identificando fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (análisis FODA) sobre la Alianza para el Gobierno Abierto.

Entre estos compromisos, podemos mencionar Infoútil, el portal único de transparencia focalizada con información útil sobre distintos servicios públicos de El Salvador, o el portal de transparencia estándar de Perú, ambos implementados con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); la Red Multiservicios ChileAtiende, el portal de datos abiertos de Uruguay, o la intención de México a ingresar en la Iniciativa de Transparencia en las Industrias Extractivas, entre tantos otros.

La publicación será presentada durante la primera reunión del Diálogo Regional de Política sobre Gobierno Abierto. Se trata de una instancia creada por el BID para facilitar el intercambio de conocimiento y la cooperación sur – sur, entre los 26 países prestatarios del Banco.

El Encuentro será una oportunidad para debatir qué barreras existen y cómo implementar iniciativas que impliquen un salto cualitativo en la forma de gobernar en Latinoamérica y el Caribe. Iniciativas que promuevan, en definitiva, una ciudadanía comprometida en ser parte del servicio técnico para modernizar y mejorar la calidad de servicio de aquella típica máquina expendedora.

Síguenos por Twitter en @BID_GobernArte

PrintFriendly and PDF
Nicolás Dassen
Sobre el autor
Nicolás Dassen se desempeña como Especialista Senior en Modernización del Estado en la División de Capacidad Institucional. Es experto en temas de gobierno abierto, transparencia, rendición de cuentas, ética pública y control de corrupción. Es abogado de la Universidad de Buenos Aires (1994) y Master en Derecho Internacional en la Universidad de New York (1997). Antes de unirse al Banco, trabajó en temas de gobernabilidad y transparencia en la Oficina Anticorrupción de Argentina, el Consejo de la Magistratura y el Congreso Nacional. Fue experto titular de su país ante el Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción de la Organización de Estados Americanos. También representó a la Argentina ante el Grupo de Trabajo contra el Soborno de Funcionarios Públicos Extranjeros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Fue profesor de derecho constitucional y prevención de corrupción en varias universidades, y autor de varios artículos sobre dicha temática. Sigue a Nicolás en Twitter @NicolasDassen
  1. carlos felipe parra Reply

    Excelente, ¿cómo podemos contribuir las organizaciones civiles?*

  2. GALO RAMIRO GARCIA MENDOZA Reply

    ME PARECE MUY IMPORTANTE, QUE INSTITUCIONES COMO USTEDES HAYAN ANALIZADO ESTA TEMÁTICA, EN DONDE LOS GOBIERNOS TENGAN UNA FLUIDA GOBERNABILIDAD, SIN INTERRUPCIONES, PARA QUE NO SE TRUNQUEN LOS PROYECTOS DE CORTO Y LARGO PLAZO, LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA FUNDAMENTE EN SU ESENCIA LO QUE SE QUIERE PARA QUE BENEFICIE A MUCHOS DE UNA MANERA TRANSPARENTE Y RESPONSABLE DE TODOS LOS SERVICIOS PÚBLICOS, ADOPTANDO POLÍTICAS TRANSPARENTES Y SEAN SOMETIDOS AL COLECTIVO PARA SU BENEPLÁCITO. ACÁ EN ECUADOR ESTÁ ADELANTADA, ESTA TEMÁTICA, SE HAN CREADO LEYES AL RESPECTO, HEMOS MEJORADO.

  3. Sofía scheid Reply

    Todas estas iniciativas, que conlleven responsabilidades por doble vía gobierno y gobernados se constituyen en un observatorio ciudadano capaz de generar procesos eficientes de gobernanzas
    La institucionalidad cargada de recursos humanos que provienen de espacios políticos partidario adolecen de eficiencia al momento de ejecutar políticas públicas generando frustración por un lado para con los ciudadanos y poco compromiso de los mismo al tener un estado deficiente y en mi país Paraguay muy centralizada la gestión.
    Buen tema , estos espacios de participación deberían ser convocan tes y vincularse a la hora de gobernar !!

  4. Eunice Mercado-Lara Reply

    Antes que Newsom, S.B. Noveck anunciaba en 2009 que era necesario establecer democracias colaborativas entre ciudadanos y gobiernos para hacer gobiernos más eficientes. La pregunta, ahora que lo anterior se considera útil es cómo lo hacemos. Por un lado están retos como la cultura del secretísmo y la falta de competencias en algunas agencias de gobierno para manejar y entregar datos bajo el esquema de Datos Abiertos; y por el otro, la falta de conocimiento en el manejo de datos o “data literacy” desde los usuarios o cuidadanos. Considero que aquí es donde radica la importancia de incluir instituciones que jueguen el papel de Intermediario de Datos.

Comenta

*