¿Qué piensas cuando mezclamos género con educación?

¿Qué piensas cuando mezclamos género con educación?

Marian Licheri 5 Enero 2016 Comentarios

 

En la División de Educación del BID, llevamos a cabo durante varios meses la campaña #Quítateloslentes, que buscó generar conciencia sobre género y educación. A través de ella, logramos reflexionar  sobre el tema desde distintas perspectivas: ya sea listando múltiples iniciativas de sensibilización contra los estereotipos, presentando resultados sobre un programa mexicano para prevenir la violencia en el noviazgo, y fungiendo como un espacio para reflexionar sobre la violencia sexual, sobre cómo el deporte es una excelente herramienta para promover la igualdad de género y también para señalar ciertos prejuicios que afectan el mercado laboral. Y es que este tema tiene tantas aristas, que decidimos abrir el debate a través de un Twitter Chat con distintas instituciones y de un concurso de blog posts sobre el tema.

 

A través del concurso, tuvimos el gusto de recibir opiniones y reflexiones muy interesantes y variadas. El post ganador, fue el de Arlene Sabaris titulado: De princesas y superhéroes, en el cual se plantea que tanto gobiernos como familias tenemos un rol importante en el proceso de mejora de los indicadores de igualdad de género en nuestros países.

Haciendo un repaso de la situación de género en República Dominicana, Arlene señala que la tasa de pobreza femenina es 28% más alta que la masculina y que esto se debe en parte a que el 57,1% no participa en la fuerza laboral por dedicarse a las labores domésticas. Además, a pesar de que las mujeres tienen más años de estudios que los hombres, su tasa de desempleo es mayor (23% vs 8,7%) y ganan menos, entre muchos otros descubrimientos que los invitamos a leer en su blog.

Otros blog posts, enfocaron el tema desde experiencias personales, reflexiones sobre actitudes cotidianas y programas que se desarrollan en sus países que promueven el desarrollo de herramientas y habilidades para niños y niñas por igual. Sin más preámbulo, ¡te invitamos a leer los posts finalistas del concurso!:

¿Están tomando liderazgo las mujeres en el campo de la ciencia? de Mónica Mazariegos.

Esta nutricionista mexicana con maestría en salud pública y estudios en curso de doctorado en Ciencias de Nutrición Poblacional, cuenta desde su experiencia personal, cómo en su entorno se encuentra constantemente rodeada de mujeres formándose, poniendo a su carrera en un lugar prioritario y trabajando fuerte para generar evidencia en su campo. Pero aún con estos esfuerzos, ella y sus colegas se enfrentan con el prejuicio, por parte de hombres y de mujeres, que ellas no tienen la capacidad de liderar o tomar decisiones debido a la multiplicidad de roles que ejecutan. También denuncia la diferencia salarial y la presión que reciben para no embarazarse o no tener familia numerosa ya que podrían descuidar el trabajo. Pero, Mónica, ante la pregunta de qué hacer ante esta disyuntiva de más educación pero menos resultados salariales y profesionales, resalta que es importante seguir promoviendo la igualdad de oportunidades de acceso a la educación entre niños y niñas en todos los niveles educativos y, sobre todo, evitar la deserción de las niñas y adolescentes. También motivar la creatividad e impulsar el talento y seguridad de las niñas, adolescentes y mujeres para que incursionen y se desarrollen exitosamente en el campo que les apasione. Ya que, como asegura, “aún ante todas estas situaciones a las que nos enfrentamos, las mujeres seguimos sobresaliendo”.

 

Mermelada de cereza de Luiza Daniela Miño Moncayo.

Luiza pone atención en el popular juego de niñas con las palmas en el que cantan: “Mermelada de cereza / me invitaron a una fiesta / en la fiesta, había un chico / y ese chico me besó / yo le dije descarado / él me dijo mal hablada. / Yo le dije a mis padres / y mis padres me pegaron / yo le dije a mis tíos  / y mis tíos me dijeron / que cantara esta canción: alabi alabau alabim bom bao”.

Comenta que para las niñas es solo un juego. Lo repiten sin parar, se divierten más si la cantan más rápido y no se equivocan al jugar chocando sus manos. El caso es que la canción, en la vida real, puede ser el drama de muchas niñas, o de muchos niños, que han sido maltratados, acosados por sus pares, padres y/o por sus maestros u otros adultos. Y abre la pregunta: ¿De qué sirven tantos instrumentos jurídicos e instituciones para proteger y restaurar derechos de las personas y grupos vulnerables en general, si es que nosotros mismos (al no reorientar estos juegos) apoyamos el ciclo de la violencia?

 

Escuelas para promover la equidad de género y disminuir la violencia de Manuel Durazo.

Manuel, estudiante de Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), señala cómo la violencia de género en México se ha convertido en un problema de gran visibilidad. Y plantea cómo la educación de calidad y la convivencia de la comunidad han demostrado ser herramientas claves para erradicar la violencia de género y concientizar a la población sobre las virtudes de la equidad.

Expone el programa impulsado por el gobierno mexicano “Abriendo escuelas para la equidad”, el cual busca suprimir la violencia de género en los municipios más afectados por ésta. El programa consiste en jornadas sabatinas en donde la comunidad educativa lleva a cabo actividades para fomentar la equidad y la no violencia. Entre las actividades se encuentran debates sobre la violencia, proyecciones de películas, servicios de apoyo a personas en situación de riesgo, entre otras. Y explica que este tipo de encuentros son como “horas libres” porque la comunidad educativa puede compartir, convivir con los demás, expresarse libremente al mismo tiempo que ofrece mayores oportunidades a los jóvenes para participar en cosas que les gustan, como bandas de rock, concursos de grafiti y otras.

 

 

    Agregue un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *