Los misterios del cerebro, la pobreza y los aprendizajes

Los misterios del cerebro, la pobreza y los aprendizajes

Javier Luque 14 Agosto 2013 Comentarios

Tradicionalmente, los economistas como yo, hemos pensado que la pobreza explica el bajo desempeño en la escuela porque las familias pobres no tienen la capacidad para acumular capital humano debido a limitaciones de efectivo en el corto plazo. Un lector desinformado podría pensar: ¿qué rayos significa eso? En términos sencillos, esto significa que los niños pobres suelen tener  menos recursos para pagar la escuela, comprar libros de texto o ropa, pagar los costos de transporte y tener una nutrición y salud adecuadas. A menudo, también tienen que trabajar para contribuir con la economía del hogar y ayudar a mantener a sus hermanos.

Por estas razones, los niños más pobres tienden a abandonar la escuela con mayor frecuencia o, en el mejor de los casos, sacrifican su juventud en vez de dedicarse al aprendizaje. Esto contribuye a la creación de lo que se conoce como el ciclo de pobreza, puesto que cuando estos niños crecen y tienen sus propios hijos, estos últimos repiten la historia de sus padres y así sucesivamente. El vídeo protagonizado por Agustín y Daniel presentado en el post de abajo ilustra exactamente este fenómeno.

Sin embargo, aparte de la teoría de la deficiente acumulación de capital humano por parte de los pobres, los economistas siguen teniendo dificultades para explicar por qué los niños pobres tienen bajo desempeño en la escuela. ¿Habrá algo más? ¿Qué ocurriría si asumiéramos un enfoque distinto?

Por ejemplo, los educadores, inspirados por su experiencia en el aula, han notado que los niños pobres presentan mal comportamiento, impaciencia e impulsividad, entre otros. También muestran un rango más limitado de respuestas de comportamiento, reacciones emocionales inapropiadas, y menos empatía hacia los infortunios de los demás, los cuales también afectan su aprendizaje. Entonces… ¿es posible que haya algo dentro de los cerebros de los niños pobres que hace que su experiencia escolar sea diferente? Y, más importante aún, ¿se puede cambiar?

Los hallazgos más recientes de la neurociencia presentan ideas nuevas y refrescantes. Libros como: Enseñar con la pobreza en mente: ¿Qué le hace la pobreza a los cerebros de los niños, qué pueden hacer las escuelas al respecto? por Eric Jensen, y Cómo pueden triunfar los niños: la valentía, la curiosidad y el poder oculto del carácter por  Paul Tough, resumen los hallazgos de la neurociencia, combinándolos con la evidencia de otras disciplinas.

En ese sentido, sobre la base de una variedad de esfuerzos de recopilación de datos (realizados en las últimas décadas), de experimentos controlados (con seres humanos y no humanos) y de nuevas tecnologías que permiten la exploración de las profundidades del cerebro, la neurociencia proporciona nueva y sólida evidencia de que los niños de hogares pobres desarrollan cerebros que luego terminan “conectados” de manera diferente. Esto explica, al menos en parte, sus problemas de acumulación de capital humano, los cuales también se extienden a sus interacciones sociales. Por ello, los hallazgos de la neurociencia han abierto una nueva dimensión en la comprensión de los pobres y sus desafíos al momento de aprender.

Permanece atento a la segunda parte de este post para leer más sobre los hallazgos de la neurociencia y cómo pueden afectar la manera en que pensamos sobre política educativa.

 

 

    3 comentarios en “Los misterios del cerebro, la pobreza y los aprendizajes

    1. Karla Aguilar

      Todos los que nos dedicamos al tema de educación debemos estar atentos a estos relativamente nuevos estudios sobre la capacidad de aprendizaje de los niños dependiendo de su situacion económica, social y emocional.
      Gracias por espacios como este que permiten podamos despejar dudas y de ser posible aportar algo importante respecto al tema educativo en nuestros paises.

    2. Manuel Vidal

      Me parece importante tomar ejemplos claros de personas que siendo de una cultura distinta a la nuestra, con problemas socio culturales y que han venido “de anajo” puede aportarnos experiencias o conocimientos que enriquecen nuestra educación, un ejemplo que me viene a la mente es la historis de Hanna Jaff que junto con su fundación http://noticias.terra.com.mx/mexico/politica/la-princesa-del-kurdistan-que-reina-el-castillo-del-pri%2cb7bd697c5d116410VgnVCM3000009af154d0RCRD.html pretenden ayudar a nuestro país a mejorar su calidad educativa, dándones como ejemplo que el venir de una entorno “problemático” se puede salir adelante. Saludos

    3. edwin

      Muy interesante

    Agregue un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *