¿Puede la educación para la salud ser divertida?

Guest Author 4 Enero 2013 Comentarios

Por Agustín Cáceres*

Cuando era niño, mis días en la escuela eran a veces francamente aburridos. Largas clases, presentaciones, deberes… Probablemente por eso, cuando tuve que viajar hasta Chiapas, en México, para coordinar actividades de educación con el objetivo de que casi 4.000 niños aprendieran hábitos saludables sobre enfermedades tropicales desatendidas, solo tenía una cosa en mente: hagámoslo de la forma mas divertida posible.

Era muy temprano en la mañana cuando llegamos a Huixtán, un pueblo situado en una zona aislada de las montañas de Chiapas, y empezamos a hacer el montaje para un día lleno de actividades para estos chicos y chicas. Los estudiantes de la escuela primaria Benito Juárez nos observaron con curiosidad, dándose cuenta de que ese no seria un día normal en su escuela. Un grupo de brigadistas de salud disfrazados de gotas de agua, manos y barras de jabón gigantes dieron la bienvenida a los estudiantes en el patio. La fiesta acababa de comenzar.

En Chiapas, muchos niños y niñas viven en condiciones de pobreza. El índice de analfabetismo alcanza el 53,37%, mucha gente no tiene acceso a agua potable y saneamiento y muchas viviendas tienen suelos de tierra. Debido a estas condiciones, más de 300.000 personas, la mayoría pertenecientes a comunidades indígenas, están en riesgo de contraer alguna enfermedad tropical desatendida.

A las 8 de la mañana, los brigadistas de salud separaron a los entusiasmados niños en grupos, hablándoles en Tzeltal, una de las lenguas indígenas locales. Los estudiantes más jóvenes de primer y segundo grado empezaron con los conceptos básicos de la estrategia SAFE ―por sus siglas en inglés: Surgery (cirugía), Antibiotics (antibióticos), Facial cleanliness (limpieza facial), Environmental change (cambio ambiental). Con la ayuda de las enormes representaciones de la mano, el jabón y el agua, los brigadistas llevaron a cabo un curso práctico sobre cómo evitar, gracias al aseo de las manos y la cara, el contacto con los parásitos que se encuentran en la tierra y el tracoma (una enfermedad que puede causar ceguera), ya que estos problemas de salud aún existen en las comunidades rurales de este estado mexicano.

Mientras tanto, los estudiantes de quinto y sexto grado participaron en algunas presentaciones ―realizadas tanto en español como en tzeltal―sobre estas y otras enfermedades desatendidas, incluyendo la enfermedad de Chagas y la leishmaniasis. Los estudiantes aprendieron cómo se transmiten estas enfermedades, cuáles son los síntomas y qué medidas de prevención adoptar, como por ejemplo, identificar en sus hogares al chinche transmisor del parásito que causa la enfermedad de Chagas. En Chiapas se diagnostican más de 120 casos de esta enfermedad cada año.

“Tratamos de hacer que el aprendizaje sobre las enfermedades tropicales desatendidas sea divertido para los niños de estas comunidades. Adaptamos los mensajes y las actividades a los distintos grupos de edad y a su contexto cultural”, dijo la doctora Janet Morales, coordinadora estatal del Instituto de Salud de Chiapas en las áreas de la enfermedad de Chagas y leishmaniasis. “Creemos que trabajar con estos niños es muy eficaz. Aprenden sobre las enfermedades mientras juegan y se divierten, y luego transmiten toda esta información a sus padres, en los hogares, educando así a sus propias comunidades”.

Al terminar estas actividades, los estudiantes recibieron crayones y libros para colorear con juegos y dibujos sobre buenos hábitos para prevenir estas enfermedades. “Concluir estas actividades de educación para la salud de esta manera festiva hace que los niños piensen en estas enfermedades con una perspectiva diferente. La prevención depende de ellos y puede ser muy divertida”, dijo la doctora Morales.

Una cosa está clara: los niños de Huixtán seguramente recordarán este día durante mucho tiempo, y espero que también recuerden cómo contribuir la eliminación de estas enfermedades de sus comunidades con hábitos más saludables.

 

*Agustín Cáceres trabaja como consultor en comunicación y advocacy en la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington DC. En la actualidad implementa estrategias de comunicación y movilización comunitaria para la Iniciativa de Enfermedades Tropicales Desatendidas en América Latina y el Caribe.

El trabajo de Agustín se centra en temas relacionados con la salud y sus condicionantes sociales, particularmente sobre enfermedades tropicales desatendidas y otras enfermedades de la pobreza, educación para la salud y juventud en riesgo.

    6 comentarios en “¿Puede la educación para la salud ser divertida?

    1. Mary Gaona

      ¿La educación para la salud puede ser divertida ? Claro que sí.
      He leído el blog y es muy agradable ver que hay personas como ustedes que ven la importancia en la educación para la salud y de manera divertida para los niños, hasta en los adultos funciona, el disfrazarse, gota de agua, jabón y mano ejemplifica muy bien el mensaje y queda en la memoria de cada niño y cuando hagan el lavado de manos lo recordaran más fácilmente.
      Excelente.

    2. Edith liliana Mérida Zúnun

      Es muy importante la educación para la salud ya que a veces no sabemos cómo enseñar a cuidarnos tenemos que impactar para que este mensaje les llegue hasta la gente más alejada que se encuentre y aun que hable el dialecto que sea y así dejar huella de este trabajo realizado con el fin de la prevención no de una enfermedad si no de muchas y cambiar su estilo de vida y preservar su salud.

    3. Edith Liliana Merida Zunun

      Es una buena estrategia la que buscaron en cuanto hacer llegar un tema muy importante como lo es la higiene, muchas veces pareciera facil poder transmitir un mensaje que pueda impactar y sobre todo dejar huella a cerca de poder cambiar malos habitos que pongan en riesgo como lo son las enfermedades prevenibles con la higiene y el saniamiento de nuestros hogares y sobre todo en los lugares de dificil acceso.

    4. Maria del Rosario Lozano Juarez

      Uno generalmente piensa que la educación en la escuela solo consiste en la enseñanza de los Maestros, pero no vislumbramos mas allá de los alcances que esta puede tener en otras áreas, si bien es cierto que las zonas rurales son las menos contaminadas que las grandes Ciudades, también es cierto que hay otras clases de enfermedades que preocupan en las zonas rurales, donde los hábitos de higiene para muchos de los habitantes son cuestiones sin importancia y pasajera, que mejor que enseñarles desde pequeños el habito de la higiene que se vayan acostumbrando desde chiquitos para que esos hábitos se transmitan de generación en generación y que mejor que donde se escuche la educacion por la salud como un tema aburrido se convierta en una aventura que lleve a los niños al juego de la exploración por la higiene donde tengan una gran combinación de juegos y salud, BIEN POR USTEDES ESPEREMOS QUE LLEGUE A MAS ZONAS RURALES

    5. Pingback: ¿Puede la educación para la salud ser divertida? | Integración académica

    6. Asesoria en Tareas

      Magnifica publicación, definitivamente mientras se logre una buena planeación metodológica con excelentes enfoques pedagógicos lo logros pueden ser muy positivos y pertinentes.

    Agregue un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *