Las escuelas del mañana

Christine Capota 25 Octubre 2011 Comentarios

La semana pasada, el New York Times abrió sus puertas a la sesión inaugural de la Conferencia Escuelas del Mañana que se proponía reflexionar sobre cómo llevar la tecnología a las aulas. Los videos archivados se pueden encontrar aquí. El hilo de Twitter se puede encontrar en #nytedtech.Tuve la suerte de tener la oportunidad de asistir a la conferencia y he podido reflexionar sobre lo que considero fueron los temas más cruciales:

Los maestros y la tecnología

Un punto importante en la discusión fue el rol del maestro en medio del entusiasmo generalizado en relación con la tecnología y su aplicación. ¿A qué se asemejará la enseñanza en las escuelas del mañana?

Para empezar, debemos evitar las falsas dicotomías. La tecnología de ninguna manera reemplazará a los maestros, y preguntarse si los estudiantes aprenden de los profesores o de la tecnología es un error (¡ellos aprenderán a partir de ambos!). Como dijera en forma elocuente Harri Skog, Secretario Permanente del Ministerio de Educación de Finlandia, “La tecnología es un buen sirviente, pero no es un buen maestro. No se puede reemplazar la interacción humana”. Esta noción del ser humano como algo  “insustituible”, se apoya en un cuerpo creciente de investigaciones sobre las bases afectivas y cognitivas del aprendizaje. Mientras que el papel del maestro cambia con la educación facilitada por la tecnología, la profesión docente se vuelve más importante, más profesionalizada, y más desafiante que nunca.

La especificidad y la alineación

“Preguntarse si la tecnología puede mejorar la educación es una pregunta equivocada. Es como preguntar cómo puede ayudarme un refrigerador para llegar a ser un mejor cocinero”. – Tracy Gray, director general de American Institutes for Research.

Con demasiada frecuencia, las conversaciones alrededor de la tecnología y la educación son muy generales. No necesitamos conversaciones generales, necesitamos especificidad. De la mano con la especificidad se encuentra la alineación. Darle a un maestro un instrumento general con un montón de campanas y silbatos es excelente, pero si no se ajusta directamente con el plan de estudios, no será tan útil. Las conversaciones deben cambiar para evaluar los usos específicos de la tecnología en el aula y cómo estos usos se alinean con los planes de estudio y las normas. La importancia de la alineación es relevante tanto en la implementación a nivel de aula como a nivel de sistema de tecnología. Sin la alineación y la especificidad, la ampliación se convierte en un reto aún mayor.

El nexo formal-informal

“La escuela del futuro es una experiencia, no un lugar”.

Con la aparición de las tecnologías digitales surge la capacidad de aprender en cualquier lugar y en cualquier momento. Aunque el foco de la conferencia fue sobre los sistemas de educación formal, el aprendizaje informal se mencionó inevitablemente. Algunas preguntas fueron: ¿Puede la educación informal ayudar a que la educación formal sea más relevante? ¿Puede acaso la educación informal ayudar a maximizar el tiempo de aprendizaje en el aula?

La tecnología cambia muchas cosas, pero ¿qué no cambia?

Hornos Mun Cheah, Director de Educational Technology de Singapur, expresó esto magníficamente cuando nos recordó que no hay que olvidar los “árboles de hoja perenne”: es decir, los aspectos de nuestro ecosistema educativo que siempre han sido y siempre serán pertinentes. Hay ciertos aspectos de la educación que son intemporales, con independencia de las innovaciones tecnológicas o los cambios pedagógicos. Entre estos se encuentran el discernimiento, el pensamiento crítico, la educación del carácter, las habilidades de estudio, y la ética, sólo por citar algunos. Un sistema que no incluye estos rasgos esenciales no prepara adecuadamente a los estudiantes para vivir en el mundo.

Hay muchas preguntas abiertas, y muchos escépticos en las altas esferas

Uno no podía dejar de notar un tono subyacente de escepticismo, incluso el cinismo, a lo largo de la conferencia del New York Times sobre cómo llevar la tecnología a las aulas. De hecho, hay muchas preguntas abiertas y aleccionadoras que aún siguen sin respuesta.

Sin embargo, no podemos retroceder el reloj, la tecnología en la educación ya se encuentra entre nosotros y está aquí para quedarse. Los formuladores de políticas ya no se están preguntando si debemos utilizar la tecnología en la educación, sino ¿cómo podemos usar la tecnología en la educación? Aplaudo al New York Times por abordar este importante tema. Mejorar la pertinencia y la calidad de la educación es un desafío colosal, y la colaboración intersectorial es un gran lugar para comenzar.



    8 comentarios en “Las escuelas del mañana

    1. Pingback: ‘Las escuelas del mañana ‘ por Christine Capota « Núcleo de CDCHT y equivalentes

    2. Manuel Vargas Alegria

      Me parece que el tema de usar tecnologías de la información y comunicación en los colegios tiene cuatro argumentos que se concatenan de manera coherente para explicar lo desafiante que puede ser el hecho de insertar estos inventos tecnológicos en el sistema educativo escolarizado. Estas explicaciones serian las siguientes:

      Un primer argumento tendría relación con el hecho de que las tecnologías de la información y comunicación no pertenecen a los sistemas educativos, son importados; y en consecuencia, el aprendizaje de su uso, por parte de sus actores, en un colegio público (director, docente, alumnos y padres de familia) podría ser restringido en la mayoría de los casos.

      >>Estas últimas –se refiere a las tecnologías de la información– no surgen ni se desarrollan dentro de los sistemas educativos, no se instalan en ellos de manera “natural”, ni siquiera en los países más desarrollados.
      Demás está decir que las dificultades que esto genera son múltiples. En el fondo, la razón es sencilla: dada la exterioridad de la demanda de incorporación de NTIC, su incorporación efectiva a los sistemas educativos toma necesariamente la modalidad de “transplante”.Es decir, más allá de las características concretas que este trasplante adquiera (bien o mal hecho, autoritario o consensuado), nos enfrentamos a la dificultad de implantar a la educación elementos que le son extraños. En síntesis las nuevas tecnologías no fueron concebidas para la educación; no aparecen naturalmente en los sistemas de enseñanza; no son “demandadas” por la comunidad docente; no se adaptan fácilmente al uso pedagógico; y, y muy probablemente, en el futuro se desarrollarán sólo de manera muy parcial en función de demandas provenientes del sector educacional. Por lo tanto, hay que asumir un importante grado de “extrañeza” entres estos dos grandes asuntos que nos ocupan hoy”. (Bonilla Saus, 2003, p. 120)>>

      Un segunda literatura explica que las computadoras y la Internet se implantaron desde fuera del sistema educativo, superponiendo tres racionalidades distintas, las mismas que son proyectadas a la institución educativa y que pueden ser aceptadas o rechazadas por los diferentes actores de acuerdo a sus propias experiencias, conocimientos y actitudes hacia las computadoras y la Internet.

      >>La literatura reporta principalmente tres tipos de racionalidades que guían la introducción de TIC en los sistemas escolares: un racional económico, un racional social y uno educativo. Según el racional económico, las TIC son necesarias en educación para que los estudiantes desarrollen las competencias de manejo de las TIC que les serán demandadas en el mundo del trabajo, lo que a su vez permitirá a los países mejorar la competitividad de sus trabajadores, sus empresas y su economía…Por otra parte, según el racional social, existe un imperativo político de proveer a todos los estudiantes, de todos los sectores sociales de un país, de las competencias para usar las TIC y permitirles participar de las oportunidades que ofrece la sociedad moderna, cada vez más inmersa en el mundo digital. Según este argumento la escuela tiene un rol fundamental en la disminución de la brecha digital al interior de los países. Por último, según el racional educativo, las TIC han entrado en las escuelas para apoyar el mejoramiento de la educación, especialmente al interior de las aulas, donde son vistas como instrumentos privilegiados para enriquecer, mejorar e incluso transformar los procesos de enseñanza y aprendizaje. (Jara Valdivia, 2008, p. 17)>>

      Una tercera lectura es proporcionada por Wanda Orlikowski quien menciona que las tecnologías no necesariamente son empleadas en un primer momento tal y como fueron diseñadas, sino que la introducción de cualquier invento tecnológico requiere un proceso de adaptación y normalización que se produce en todos los usuarios.

      <>

      Un cuarto argumento proviene de la Secretaria de Educación de los Estados Unidos de Norteamérica quienes han planteado que si desean aprovechar todos los beneficios que las tecnologías de la información pueden ofrecer al sistema educativo este tendrá que re formularse radicalmente caso contario no podrán escapar de la “paradoja de la productividad” concepto que fue introducido por los economistas americanos en la década de los años 70.

      <>
      US_Department_of_Education_National_Education_Technology_Plan_2010.pdf. (n.d.). Pagina 84>>

      Fuentes:

      Bonilla Saus, J. (2003). Políticas nacionales de educación y nuevas tecnologías: el caso de Uruguay. Las nuevas tecnologías y el futuro de la educación., Ideas, personas y políticas (p. 151). UNESCO, Septiembre Grupo Editor. Retrieved from http://www.javierbonillasaus.com/archivos/Lasnuevastecyfuturodeeducacion-bonillapdf.pdf

      Jara Valdivia, I. (2008). Las políticas de tecnología para escuelas en América Latina y el mundo: visiones y lecciones. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Retrieved from http://www.eclac.org/ddpe/publicaciones/xml/8/34938/W214.pdf

      Orlikowski, W. (1991). The Duality of Technology : Rethinking the concept of technology in organizations. Center for Information Systems Research Sloan School of Management Massachusetts Institute of Technology. Retrieved from http://mit.dspace.org/bitstream/handle/1721.1/47187/dualityoftechnol00orli.pdf?sequence=1

    3. Luis A. Obregón Cerna

      La gravitación de los MODELOS MENTALES en la calidad y efectos del reconocimiento de la realidad y la simultánea introducción de la TICs en los procesos escolares en países con serios retrasos culturales (en un tiempo de especial dinamismo en el cambio) hacen indispensable que el maestro, (mas que proveer información) sea el promotor de un modelo conceptual que parta de la equidad en lo social, el emprendimiento en lo económico, la solidaridad en lo ambiental, la verdad en lo intelectual y la belleza en el desarrollo humano. Esto daría a los educandos la guía para ordenar su apropiación de la información en razón de la introducción de las TICs en el aula.

      • Christine Capota

        Esa idea de los modelos mentales es muy interesante. ¿Podría explicar lo que quiere decir un poco más? Con respecto a su comentario sobre maestros como promotores: Sí, y eso requeriría cambio en el nivel de formación inicial docente.

    4. Manuel Vargas Alegría

      Me parece que no debemos olvidar la coexistencia de 2 tecnologías en los colegios: Por un lado existe la tecnología de la palabra escrita (cuadernos, libros, pizarra, lapiceros, lapices, papel, etc) y por el otro la de las tecnologías de la información (computadoras, conexión a Internet, realidad aumentada, video juegos, etc).

      Entonces lo que observamos es como se transforman los actores de una organización para usar una tecnología en vez de otra.

      En ese proceso de tránsito es que los aprendizajes pueden ser similares y los significados distintos para cada uno de ellos, por ejemplo, en función del uso de las computadoras y la Internet.

      Esta situación que ubicaría a la organización educativa en una posición desventajosa en relación a la adopción de las tecnologías de la información al interior en beneficio de los aprendizajes formales de sus estudiantes.

      Un resumen de mi reciente investigación en relación a este tema se puede leer en el siguiente enlace:
      http://puestodeavanzada.lamula.pe/2011/07/12/aprendizajes-y-significados-del-uso-de-la-computadoras-y-la-internet-por-parte-de-los-actores-director-docente-alumno-y-padre-de-familia-en-dos-instituciones-educativas-de-gestion-publica-en-el-di/manuelvarzen

    5. Manuiel Vargas Alegria

      Me parece que un tema adicional, o tal vez como una sub categoría, es conocer las intensiones de los productores de las tecnologías de la información que orienta sus esfuerzos hacia los sectores educativos tal vez con la esperanza de encontrar un enorme mercado con necesidades insatisfechas básicas y complementarias.

      Así, en el siguiente enlace http://gradworks.umi.com/MR/51/MR51549.html es posible encontrar el resumen de una investigación de tesis realizada por Ya Yin Ko de la universidad de York sustentada en el 2009; dos años después de que Claudia Urrea (directora de aprendizaje global de la organización Una Compuadora Por Niño) sustentara su tesis de doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

      El autor demuestra como el discurso de la organizacion Una Computadora Por Niño (OLPC por sus siglas en inglés) empleo los conceptos de “salto al desarrollo” y “el construccionismo” para vender un artefacto informático bajo el paraguas de la filantropía. El autor sostiene que el discurso de la organización OLPC concibe a los niños del tercer mundo como “pizarras en blanco” que serán transformadas por el uso de un invento tecnológico del “Primer Mundo”.

      Esta es la entrada en su idioma orginal:

      <>

      Es importante advertir, a partir de los hallazgos de esta investigación, como la tecnología es empleada para un fin determinado con lo cual se demuestra que la misma no es neutra sino que esta cargada de una posición ideológica que tendría que ser filtrada por los gobiernos de los países en vías de desrrollo para comprender el sentido de un determinado artefacto y como puede ser adaptado y adoptado de manera consciente en un sistema educativo especifico.

    6. Pingback: Las escuelas del mañana | Blog de Profesores

    7. Ruben Orlando Tobar

      felicitaciones por el artículo,realmente toca un punto muy importante en la educación actual,la tecnologia por si sola no influira en la educación de los estudiantes,por eso es necesario que los docentes latinoamericanos y especialmente a mi pais El Salvador,dejen de ser analfabetas digitales y esten en sintonia con los cambios tecnologicos,la tablet vino para quedarse ,las redes sociales seguiran diversificandose,porque no asumir el reto y estar a la altura de las circunstancias.por lo que es necesario que el gobierno y lo centros academicos fomenten ese reaprendizaje docente,las nuevas generaciones de estudiantes seran los beneficiarios.

      asumamos el reto

    Agregue un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *