por Norbert Schady. 

América Latina es una de las regiones más desiguales del mundo. ¿Cuál crees que es la receta para que los gobiernos logren reducir la esas diferencias desde temprano en la vida y con un impacto duradero?

Mira el video donde compartimos una fórmula efectiva: La clave es invertir más y mejor en los niños más pequeños de entre 0 y 5 años. Si bien la brecha entre niños ricos y pobres en nutrición y salud ha disminuido en los últimos años, el problema es que persiste la brecha cognitiva.

Por ejemplo, el vocabulario que manejan los niños pequeños predice el rendimiento escolar. A los cinco años los hijos de madres con bajo nivel de educación reconocen menos de la mitad de las palabras que logran reconocer los hijos de madres con educación superior.

¿Cómo podemos cerrar la brecha cognitiva?

De forma concisa y concreta, la respuesta es invertir no solo más, sino mejor en los más pequeños. Muchos gobiernos priorizan la construcción de nuevos centros de cuidado infantil sin prestar atención a la calidad de las interacciones entre las cuidadoras o maestras y los niños. Tristemente, en ocasiones, llevar a un niño a un jardín infantil donde la instrucción es mala, puede empeorar el problema.

En definitiva, invertir en nuestros niños más pequeños es plantar la semilla de una sociedad más equitativa y es una tarea que no puede esperar. Los programas sociales que vienen después en el ciclo de la vida son más efectivos si se construyen con niños favorecidos por buenas intervenciones tempranas.

Te invito a ver una vez más el video y a descargar la publicación insignia del BID, Los Primeros Años, para aprender detalles sobre la inversión más importante del ciclo de vida. ¿Qué hacen en tu país para lograrlo? Cuéntanos en la sección de comentarios abajo o mencionando a @BIDgente en Twitter.

Norbert Schady es el Asesor Económico Principal para el Sector Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Articulos Recomendados
Comentarios
  • Luz Beatriz Huaman Escudero
    Responder

    Es importante la intervención temprana y elaborar programas en los que las madres sean las principales protagonistas en el desarrollo integral de sus hijos, brindandoles las herramientas necesarias para ello.

DÉJANOS TU COMENTARIO